Make your own free website on Tripod.com

Feminista admite que píldora del día siguiente no ha reducido embarazos ni abortos

 

WASHINGTON DC., 09 Dic. 05 (ACI).-La presidenta del Reproductive Health Technologies Project, Kirsten Moore, reconoció en el Foro de Periodistas del National Press Club que el fácil acceso a la píldora del día siguiente no ha disminuido el número de embarazos ni abortos.

Moore indicó que “los expertos habían estimado que veríamos un descenso a la mitad en las tasas de embarazos no deseados y abortos. Y el hecho es que, en realidad, no estamos viendo ese resultado, tampoco un aumento”.

Según la vicepresidenta de la organización pro-vida Concerned Women for America, Wendy Wright, "la aceptación por parte de Kirsten Moore de los estudios y la experiencia que demuestran que el fácil acceso a la píldora del día siguiente no reducen los embarazos o los abortos, derriba a la coalición ‘dura’ en su intento de hacerla accesible como una pasta dental. La alegada reducción a la mitad no está sustentada ni por la ciencia ni los hechos; sólo por una ‘fe’ que no tiene base real”.

"La FDA decidió correctamente rechazar el acceso sin prescripción médica a la píldora del día siguiente dada la falta de evidencia que probara que puede ser utilizada por las adolescentes sin correr riesgos. La FDA no debe ser presionada por congresistas o abortistas cuyo argumento primario no está basado en hechos”, indicó Wright.

Los que defienden esta píldora abortiva han sustentado su exigencia en una hipótesis del Alan Guttmacher Institute, pese a que sus propios estudios y la experiencia en los países en donde se puede acceder a ella muestran las mismas tasas, o más altas, de embarazos y abortos; además de una mayor incidencia de enfermedades de transmisión sexual.

Para acceder a los estudios (en inglés) puede ingresar a:

http://www.cwfa.org/articledisplay.asp?id=8951&department=CWA&categoryid=life#research

 

Presentan libro contra la vida, la familia y la Iglesia en Universidad Católica peruana

 

LIMA, 10 Dic. 05 (ACI).-El centro cultural de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUC) fue escenario el viernes por la noche de la controvertida presentación del libro “Cruces y Sombras. Conservadurismo católico en América Latina”, del mexicano Edgar Gonzales Ruiz, en el que se ataca violentamente la doctrina de la Iglesia Católica sobre la defensa de la vida y la familia y en la que se denigra a conocidas congregaciones y organizaciones de defensa de la Vida en América Latina.

El “libro”, que es en realidad una producción en formato pdf que no se ha impreso, y que se repartió en discos compactos a los participantes del evento, ha sido elaborado por Gonzales Ruiz sobre la base de dos fuentes exclusivas, según el mismo admitió: lo que encontró en el buscador “Google” en Internet sobre los sujetos de su “investigación”, y todas las fuentes feministas y anticatólicas que denigran a las organizaciones a las que ataca, desde el Pontificio Consejo para la Familia, hasta los Caballeros de Malta y la organización pro-vida “Vida Humana Internacional”.

El “libro”, por ejemplo, cita a un supuesto “autor peruano”  “Yate Manyo”, cuando en realidad el nombre, que Gonzales Ruiz supuso sería indígena, es en realidad un pseudónimo hecho en base a la jerga limeña según la cual “ya te manyo” significa “ya te conozco” o “ya te descubrí”.

La obra está cargada de este tipo de inexactitudes, falsedades y fuentes dudosas, hasta el punto que, según Carlos Polo, director de la oficina para América Latina del Population Research Institute (PRI) y uno de los blancos de las furias del mexicano, “el panfleto no es más que una diatriba contra la Iglesia Católica, el Vaticano, especialmente el Pontificio Consejo para la Familia y la Pontificia Academia para la Vida, organizaciones pro-vida y pro-familia de América Latina y reconocidas congregaciones e instituciones católicas”.

Polo lamentó que el evento hubiera sido acogido en un local de la Pontificia Universidad Católica, y que en éste hubiera participado Sofía Macher, quien durante los últimos años se había desligado de las canteras de la izquierda marxista radical a la que perteneció en su juventud para convertirse en una “defensora de los derechos humanos” mediante la controvertida “Comisión de la Verdad y la Reconciliación” del Perú.

Macher, sin embargo, durante la presentación del CD, se declaró partidaria de los “derechos sexuales y reproductivos” como parte de los “derechos humanos”, y justificó el aborto como algo coherente con que la mujer “es dueña de su propio cuerpo”.

La intervención de Macher suscitó malestar en la parte de la audiencia favorable al derecho a la vida, y uno de los presentes le increpó su “hipocresía y deshonestidad” al recurrir constantemente a la ayuda de la Iglesia Católica para sus programas de “derechos humanos”, específicamente a la del obispo Luis Bambarén, quien en el pasado, como Presidente de la Comisión de Vida y Familia del Episcopado peruano, fue uno de los más duros críticos de los promotores del aborto y de la contracepción, especialmente a través de un conocido folleto titulado “el Imperialismo Anticonceptivo”.

En la presentación realizada en el centro de la PUC participó también el médico Luis Távara, autor del “informe técnico” que permitió la legalización de la píldora del día siguiente en el Perú. Durante su intervención, Távara se confesó abiertamente partidario del aborto –algo que había negado en el pasado, cuando preparaba “informes técnicos” favorables al aborto-, e insultó a los obispos peruanos señalando que eran unos “aprovechadores” que “ganan sueldo de ministros”. Esta afirmación debió ser rápidamente desmentida por su compañera de mesa, Sofía Macher.

Gonzales Ruiz, quien se quejó con los organizadores por la presencia de ACI Prensa en el local de la Universidad Católica, señaló que no aceptaría preguntas, pero la impaciencia de un número importante de participantes, indignados con el evento, impuso un clima de tenso intercambio.

Cuando el redactor de ACI Prensa le indicó que más de la mitad de las afirmaciones contra la agencia hechas en su CD no corresponden a la verdad –el autor, por ejemplo, atribuye a ACI Prensa una cita que en realidad proviene de una página web protestante- y que pudo haber consultado directamente con la fuente poniéndose en contacto con la agencia, Gonzales Ruiz señaló que no pudo porque “no hay una oficina de ACI Prensa en México”.

El redactor de ACI le respondió que, además de tener un corresponsal en México, pudo haberse contactado con la agencia a través del correo electrónico y ofreció al autor su tarjeta para ulteriores consultas, pero éste la rechazó.

Con creciente incomodidad, Gonzales Ruiz pretendió desarrollar los contenidos de su libro que, según los auspiciadores “descubre” a “los movimientos conservadores católicos en los países hispanoamericanos, describe redes y coaliciones internacionales conservadoras y proporciona datos sobre las conexiones entre grupos ‘secretos’ de diferentes países, como México, Perú y Argentina”.

Sin embargo, Gonzales Ruiz quedó entrampado ante insistentes preguntas respecto a quién había financiado su investigación y cuánto dinero manejaba la red anti-vida y feminista en América Latina, especialmente el dinero recibido de organizaciones “imperialistas” de Estados Unidos.

El evento realizado en el Centro Cultural de la Universidad Católica fue auspiciado por “PROMSEX”, una organización de reciente aparición financiada por organismos internacionales que según Carlos Polo, es “una nueva fachada para las mismas feministas y organizaciones activistas homosexuales que promueven el aborto y la destrucción del matrimonio bajo el concepto de ‘derechos sexuales y reproductivos”.