Make your own free website on Tripod.com

INFORMACION RCC CALLAO

La Renovación Carismática

ASÍ COMENZÓ

El día 9 de Marzo de 1897 el Papa León XIII sorprendió al mundo con la publicación de la encíclica "Divinum illud munus", verdadera y auténtica "suma teológica" sobre el Espíritu Santo. Con ella, de algún modo, le consagraba el nuevo siglo. Además hizo obligatoria para toda la Iglesia la novena al Espíritu Santo como preparación anual a la fiesta de Pentecostés.

Sin embargo, nadie recuerda a este Papa como el Papa del Espíritu Santo, sino como el Papa de la "Rerum novarum", otra encíclica suya en la que expresa las preocupaciones de la Iglesia por las cuestiones sociales, dando inicio de esta forma a la doctrina social de la Iglesia. Marx y Engels, creadores del marxismo, que es una especie de "cristianismo" laico y ateo, habían lanzado al mundo el grito famoso con el que acaba el "Manifiesto comunista", pregón programático de la nueva "religión": "proletarios de todos los países, uníos". Eran las nuevas tendencias, a las que había que discernir y hacer frente. En esta tarea se empeñan, impulsadas por el Espíritu, no sólo la Iglesia Católica, sino también las grandes confesiones protestantes.

Pero el Señor no quiere que su Iglesia se polarice demasiado en una línea, pues la haría estrecha y determinista. Por eso suscitó, por aquella misma época, otras corrientes, no contrarias a la anterior, pero sí complementarias. Entre las iglesias protestantes hubo una que apenas entró en la discusión de los temas sociales, tan acuciantes, y siguió predicando a un Jesucristo escueto, con mucha garra pastoral y fecundidad misionera.

1 de Enero de 1901

El movimiento espiritual del que vamos a hablar parece haber surgido, más o menos simultáneamente, en diversas partes de la tierra, especialmente en Armenia, Gales, India y USA. No se puede considerar patrimonio exclusivo de ninguna confesión religiosa. La corriente principal y mejor constatada, sin embargo, fue la que apareció en una pequeña y pobre iglesia protestante a la que acabamos de hacer referencia. Es la Iglesia Metodista. Es ésta una iglesia escindida del Anglicanismo hacia el año 1729. Este cisma no se hizo por rechazo, sino por afán de reforma y de acercamiento sencillo del culto y de los grandes dogmas al pueblo cristiano. Se ha comparado el movimiento metodista al franciscanismo. Sus promotores, en especial John Wesley, un hombre de entraña mística y de una predicación muy imaginativa y cercana al pueblo, conservaron siempre un gran respeto por la Iglesia madre Anglicana. El nombre de metodistas les fue impuesto por burla, pues hacían gala de seguir un método adaptado a las buenas costumbres de las que nos habla la Biblia. Los fieles metodistas se extendieron por varios países del mundo anglosajón, aunque nunca llegaron a ser muy numerosos.

Sucedió en la noche de fin de año de 1900. Un grupo de estudiantes celebraban una asamblea de oración en Topeka, Kansas. La presidía el joven pastor metodista Charles F. Parham. Le pedían al Espíritu Santo que les enviara los mismos dones que había otorgado a los apóstoles en el cenáculo.

Una chica, llamada Inés Ozman, sintió el impulso de salir al centro de la asamblea. Rogó al pastor que le impusiera las manos e invocara sobre ella la efusión del Espíritu Santo, como se hacía en tiempo de los apóstoles. El pastor, en un primer momento, se quedó perplejo, pero al fin condescendió. "En aquel momento, refirió la joven, me sentí como arrastrada por un río en crecida y como si un fuego ardiese en toda mi persona, mientras que palabras extrañas de una lengua que jamás había estudiado me venían espontáneas a los labios y se me llenaba el alma de una alegría indescriptible". Seguidamente los demás estudiantes y el propio pastor Parham recibieron los mismos dones.

La noticia se difundió. De todas partes acudía la gente para recibir lo que se llamó "el bautismo en el Espíritu" y "el don de lenguas". En 1906 ya era un auténtico fenómeno religioso muy extendido. Las iglesias protestantes, sin embargo, no supieron acoger esta movida religiosa que parecía convulsionar sus cimientos. La hostilidad se hizo general. El diario New York American escribe irónicamente en su número del 3-12-1906 con motivo de un acontecimiento pentecostal: "La fe proporciona a esta secta un nuevo idioma para convertir al Africa. Todas las noches experimentan un milagro. Los líderes del movimiento son casi todos negros". Excomulgados por sus iglesias y, aun en contra de su voluntad, los primeros carismáticos no tuvieron más remedio que integrarse en una iglesia nueva que se llamó la Iglesia Pentecostal.

MOTIVOS DE DISCREPANCIA

La historia del pentecostalismo en los años que siguieron se hizo turbulenta. Hubo entre ellos y con las demás iglesias nuevas divisiones y enconadas luchas y disputas teológicas. Cayeron en un gran desprestigio. Durante cincuenta años se sumieron en una semioscuridad y dejaron, por tanto, de ser un peligro digno de ser tomado en cuenta. Todo el mundo creía que el ciclo pentecostal había llegado a su fin. Daba la impresión de que aquella semilla que tan pujante brotó en el grupo de jóvenes de Parham se había agostado para siempre.

La novedad de la irrupción pentecostal fue imposible de asumir en un principio. Podemos mencionar varios factores de discrepancia, entre otros muchos. Para los primeros pentecostales, siempre hubo dos cosas innegociables: el bautismo en el Espíritu y el don de lenguas. En efecto, para la mayoría de los protestantes, incluidos los pentecostales, el bautismo cristiano tiene como dos momentos: el bautismo de agua, que produce la regeneración y el bautismo del Espíritu, que otorga la plenitud del Espíritu Santo. Lo que sucede es que en las iglesias tradicionales estos dos momentos se fundían en un solo acto y, de esta forma, era bautizada la gente sin que se urgieran más estos temas. Pero al sobrevenir la experiencia carismática, en la iglesia Pentecostal se diversificaron estos actos. Ello produjo innumerables disputas e incomprensiones.

Por otra parte, el don de lenguas siempre fue tomado por los de fuera como un fenómeno incómodo y embarazoso, que si desapareciera evitaría problemas, puesto que para ellos más que de provecho servía de confusión. Más que causar un efecto positivo causaba escándalo y daba a las reuniones pentecostales un tinte esotérico, como si fuera una secta de iniciados extáticos y extravagantes. De ahí nacían, igualmente, las frecuentes acusaciones de fanatismo, de fundamentalismo, de emocionalismo y de poco aprecio a la razón, incluso a la razón teológica. No les ayudó nada tampoco su sectarismo y su rechazo de todas las iglesias institucionales. El rechazo hacia la Iglesia Católica era visceral.

También fueron motivos de contradicción el subjetivismo, la interiorización religiosa y el misticismo en los que incurrían los pentecostales, cosas todas ellas, según sus críticos, contrarias a la tradición protestante. Como es sabido, para los católicos siempre ha habido dos fuentes de revelación: la Escritura y la Tradición. Los protestantes, sin embargo, sólo admiten una fuente de revelación, que es la Biblia. A ella acceden mediante la inspiración privada y el libre examen. Estas cosas, aunque sean personales, no sujetas a magisterio, son siempre objetivas. No podían aceptar el subjetivismo pentecostal, como si hubiera una revelación pública y otra privada. Frases, como por ejemplo: "el Señor me ha dicho", no podían ser asumidas.

ACOGIDA EN LAS IGLESIAS PROTESTANTES

Debido a estas y otras muchas contradicciones la semilla pentecostal pareció, en cierto momento, que podía desaparecer. Pero no fue así. Al contrario. Durante estos cincuenta años de oscuridad y silencio fue madurando y, a pesar de la incuria y el escándalo de los hombres, hacia los años 60 sus rebrotes se hicieron de nuevo incontrolables. Y ahora no era ya momento de excomuniones, sino que las iglesias no pudieron eludir el hacer un nuevo discernimiento.

Pero ya habían cambiado muchas cosas en esas iglesias; el mundo también era otro. La rigidez puritana de principios de siglo se había disuelto como un azucarillo; dos cruentas guerras mundiales habían relativizado muchas cosas; y una filosofía nueva, personalista y vivencial había abierto la posibilidad de un mundo de experiencias nuevas.

A pesar de los conflictos mencionados, las iglesias tuvieron que enfrentarse al hecho de que muchos de sus fieles iban siendo tocados por la experiencia carismática. Aún más: bastantes pastores participaban en grupos de oración y habían experimentado igualmente un cambio profundo en sus vidas. Por ello, aunque aún no se hayan apagado las disputas ni se hayan eliminado totalmente las incomprensiones, las iglesias llamadas "históricas" han dado su aprobación a la espiritualidad pentecostal. En la Iglesia Episcopaliana fue a partir de 1958; la Luterana USA en 1962; la Presbiteriana también en el 62; y lo mismo ha sucedido en algunas comunidades ortodoxas.

Desde este momento se empieza a descubrir la parte positiva de toda esta movida espiritual. Ahora es valorada la capacidad evangelizadora de la nueva corriente espiritual; su novedad y frescura de cara a los jóvenes y alejados; la vitalidad en los cultos y celebraciones; la revalorización de la oración y lo sobrenatural en un mundo materialista y práctico; y, de una manera especial, la capacidad ecuménica de este nuevo movimiento. Fieles de todas las confesiones participan juntos en grupos de oración: ¿No será que el Espíritu Santo quiere construir la unidad desde las bases, desde el pueblo?

EN LA IGLESIA CATÓLICA

Dados estos antecedentes, no es de admirar que este movimiento espiritual apareciera inevitablemente en la Iglesia Católica. Sin embargo, cuando esto tuvo lugar causó una sorpresa casi general. Siempre había existido una profunda hostilidad hacia el Catolicismo por parte de las Iglesias Pentecostales, el cual, según ellas, era la suma y compendio del formalismo y organización aniquiladores del Espíritu. Por otra parte, la mayoría de los católicos nunca habían tomado en serio a los pentecostales por su aparente emotividad y fanatismo.

Nadie, pues, imaginaba la rápida aceptación con que fue acogida la espiritualidad pentecostal en la Iglesia Católica. La verdad es que se ha extendido con mucha mayor rapidez en ella que en todas las demás iglesias, y la oposición ha sido mucho menos intransigente. Observadores pentecostales han comentado sorprendidos la facilidad con que los católicos han aceptado el "bautismo en el Espíritu". La jerarquía católica se ha mostrado más abierta y favorable al movimiento que la de las demás iglesias.

Pero también en la Iglesia Católica habían cambiado muchas cosas. Había pasado Juan XXIII con su lema: "valoricemos lo que nos une y dejemos lo que nos separa". Había pasado un concilio, el Vaticano II, que abrió las puertas y ventanas de la Iglesia de par en par y realizó una apertura sin precedentes a la modernidad, al progreso, a la tolerancia, a los derechos humanos y, en general, a las realidades terrenas, cosas todas ellas asumidas en una síntesis poderosísima bajo la acción del Espíritu. Fue un concilio sin condenas, un concilio de aperturas, de tolerancia del pluralismo religioso, de anhelos ecuménicos. Ya no hay herejes ni cismáticos, sino hermanos separados, entre los cuales pueden darse también "la fe, la esperanza, la caridad, la vida de la gracia y otros dones interiores del Espíritu Santo".

En la apertura de dicho concilio Vaticano II, el Papa Juan invocó al Espíritu Santo pidiéndole: "Renueva en estos días tus maravillas, a la manera de un nuevo Pentecostés".

SE ENCIENDE EL FUEGO

En la Universidad del Espíritu Santo de Duquesne, en Pittsburgh, USA, hay un grupo de cristianos inquietos. Son agentes de pastoral dentro de la misma Universidad, pero están desilusionados y un tanto desmoralizados, sobre todo, por la ineficacia e infecundidad de sus esfuerzos y trabajos. Sin embargo, están en actitud de búsqueda y de encuentro. Cae en sus manos un libro que se ha hecho famoso: "La cruz y el puñal". Es una especie de autobiografía de un intrépido pastor, David Wilkerson, el cual habla de su apostolado entre las pandillas de jóvenes delincuentes y drogadictos de Nueva York. Entre estos jóvenes se habían realizado auténticos milagros con signos visibles de una presencia fuerte y viva del Espíritu Santo. Allí se relataba algo distinto, allí se percibía una eficacia y una fecundidad superiores a los puros dones y categorías humanos.

La lectura de este libro fue para ellos una revelación. Decidieron orar los unos por los otros diariamente la secuencia del Espíritu Santo: "Ven, Espíritu divino". Pedían que se derramara sobre ellos la misma fuerza y el mismo fervor que habían experimentado los primeros cristianos.

Sucedió a principios del año 1967. Después de algunos meses de perseverar en esta oración y en estos deseos encontraron suficiente humildad para pedir a algunos neopentecostales que oraran sobre ellos a fin de recibir el bautismo en el Espíritu.

Los efectos fueron inmediatos y prodigiosos. Los frutos del Espíritu se derramaron copiosamente: se sienten invadidos por una fuerza nueva; perciben un profundo sentimiento de paz; se regocijan con una alegría inexpresable; sienten la necesidad casi impulsiva de dar testimonio. Y lo que es más importante: experimentan en sus propias vidas la realidad poderosa y santa del Espíritu, que les lleva a descubrir a un Jesús vivo, resucitado, señor de todas las cosas. Perciben como un cambio cualitativo en su propio ser, cambio que se expresa también a través de varios dones carismáticos: don de lenguas, profecía, curaciones.

Demasiado fuerte para asimilarlo de inmediato. Dentro de la paz y sobriedad del Espíritu que, de por sí, nunca hace perder la armonía y el equilibrio, se sienten gozosos, pero desconcertados y un tanto perdidos. ¿Qué está sucediendo? ¿Es esto un nuevo Pentecostés?

Pero no era un momento adecuado para pararse a teorizar lo que estaba pasando. Había que apurar la experiencia hasta el final. Y, sobre todo, había que dar salida a la urgencia de comunicación, de compartir con otros, algo que en su fuero interno sabían que era auténtico, oro de ley. Programan pronto un retiro, que se hizo famoso, al cual asistió mucha gente nueva, y en el que de nuevo percibieron la presencia viva del Espíritu Santo. Pasaron un fin de semana en oración como sumidos en una atmósfera ultraterrena.

La experiencia se extiende rápidamente como un fuego. El 4 de Marzo de 1967 un joven estudiante de Duquesne comunica estos sucesos a un asombrado pero reticente auditorio de la Universidad de Notre Dame, en South Bend. También aquí acuden a los pentecostales que, en un encuentro de oración, oran por ellos, repitiéndose los mismos acontecimientos con los mismos resultados. En pocos meses se propagó la noticia por diversas regiones de USA, saltando inmediatamente sus fronteras en todas las direcciones.

NACIÓ EN AMÉRICA, PERO NO ES AMERICANA

Ni la propaganda de la coca-cola; ni la publicidad de la hamburguesa; ni la estrategia de los VIPS; ni el espectáculo de Michael Jackson; ni las intrigas de la CIA; ni el marketing de una multinacional; ni la acción de las películas del Oeste han sido vehículo para que la Renovación haya llegado, rincón por rincón, hasta los confines del planeta. El Espíritu Santo no ha necesitado la influencia americana para "colonizar" espiritualmente al mundo. Viene de América, pero no es americana.

Y entonces se preguntará alguien: ¿por qué nació en América? He aquí una cuestión insoluble. Los designios de Dios son inescrutables. No se pueden dar ni razones de conveniencia. De todas formas es sorprendente que haya nacido en USA, pues las cosas de Dios suelen brotar en la debilidad, la pobreza y la impotencia. Sin embargo también en EE UU hay pobrezas. Desde el principio se trató de descalificar al movimiento pentecostal a causa, según decían, de su origen humilde en una iglesia negra. Muchos comentaristas e historiadores piensan que el mismo ambiente que dio origen al Negro Spiritual, al Jazz y a los Blues, produjo también el movimiento pentecostal. La verdad es que desde el principio hubo adeptos de ambas razas, aunque también está constatado que en el inicio la mayoría de los líderes y el gran impulso se realizó por medio de comunidades de gente de color.

Y, ¿por qué en el Protestantismo? No lo sabremos jamás, como tampoco sabremos por qué el Hijo de Dios nació en una cueva en Belén. Tal vez era el sitio más pobre y por eso lo escogió. De esta forma hasta los mendigos que duermen en la calle, los desheredados, los emigrantes y desterrados, se pueden identificar con él. Si hubiera nacido en un palacio, los pobres jamás hubieran pisado sus umbrales. La Renovación no tuvo ni patria ni sitio en la posada. Nació en la Iglesia Metodista, pero fue expulsada de ella y de las demás iglesias protestantes. Tuvo que construirse su propia chabola. ¿Si hubiera nacido en la Iglesia Católica, la aceptaría todo el mundo? Hay muchos que consideran a esta iglesia demasiado poderosa, demasiado prepotente. En cambio, naciendo donde nació, y creciendo como creció, a la Iglesia Católica y a todos nosotros nos sirve de ejercicio de pobreza y de reconciliación. Y hay que reconocer que en este tema nuestra Iglesia Católica ha alcanzado auténticas cotas de catolicidad y de aceptación de los demás.

Hablando de un tema semejante San Pedro dijo un día en casa de un pagano: "Verdaderamente Dios no hace acepción de personas, sino que el hombre que le teme, sea de la nación que sea, le es grato" (Hch. 10,34). Este fuego no hace, pues, referencia a ninguna nación, a ninguna ideología, a ninguna cultura, ni lengua ni raza ni color.

NO FUE PROGRAMADA NI TIENE FUNDADOR

A ningún consejo de pastoral o reunión de planificación, a ningún capítulo general o comisión teológica se le ocurrió jamás un programa de acción o evangelización en el que se incluyera como acción prioritaria un "bautismo en el Espíritu". Ninguna pastoral de conjunto ha incluido en sus planes la oración en lenguas, la profecía o las curaciones. Todos sentimos la necesidad de una nueva evangelización, "con nuevos métodos, nuevas expresiones y nuevo ardor" pero, ¿quién es capaz de actuar algo concreto que cambie vidas, que haga descubrir a un Jesucristo vivo y poderoso y que llene nuestras actuaciones de carismas y de una acción poderosa del Espíritu?

La única planificación que puede haber, para que lo dicho suceda, es la oración en la que se clama por esos dones y esa venida del Espíritu. Y él, como el día de Pentecostés, nos ha sorprendido una vez más. Y está ahí. La cuestión ahora es reconocerle y secundar sus planes. Cada uno en el lugar donde perciba su llamada.

Para la Renovación esto no es tan sencillo, pues el Espíritu no se vale en ella de las mediaciones ordinarias por las que suele actuar. Aquí no hay un fundador, ni se puede decir que sea un movimiento. Por eso, no tiene una teología especial, ni un centro espiritual, ni un programa de acción, ni unos objetivos concretos. No trata de reformar la oración, ni la liturgia, ni abrir cauces a la Palabra de Dios, ni está llamada a unos compromisos sociales concretos. Es una re-novación de lo que siempre fue, una puesta a punto, una vitalidad renovada. Nadie dirige los pasos de la Renovación. La única referencia instintiva que hace el carismático es al Espíritu Santo. Él es el fundador, el motor, el que programa, el que señala cadencia y ritmo. Por ello, la actitud más auténtica es la de la escucha, viviendo siempre la provisionalidad de lo que tenemos. En la Renovación nunca hay nada terminado, porque el Señor es nuevo cada día.

EN ESPAÑA

Cuando hay un fuego intencionado en un bosque suelen aparecer varios focos en llamas. El fuego de la Renovación procede de un incendio intencionado, no provocado por hombres, ni hijo de nuestros planes, pero sí del Espíritu Santo. No es extraño, por tanto, que también en España se haya iniciado en varios focos a la vez, más o menos independientes.

Los primeros ecos de la presencia de la Renovación carismática católica en España se escucharon en el verano de 1970 en Salamanca. Durante los días 22 al 29 de agosto se celebró allí el III Congreso internacional de la IEF (International Ecumenical Fellowship), al cual asistió un grupo numeroso de pentecostales clásicos, neopentecostales y carismáticos católicos, procedentes en su mayoría de USA. Entre ellos se encontraban David J. Du Plessis, Robert Frost, Edward O'Connor, Paul Regimbal y el dominico inglés Simon Tugwell.

Los carismáticos católicos celebraban sus reuniones de oración y estudio en la residencia de los PP. Escolapios, siendo abundante el número de los asistentes. En una de estas sesiones, el 28 de agosto, recibió la efusión del Espíritu, por el ministerio del P. O'Connor, el P. Roman Carter, dominico norteamericano que entonces residía en Avila y que después trabajó con afán para iniciar la Renovación carismática en España. Durante la primavera del año 1971 se organizó en Madrid el primer grupo de oración carismática, gracias a los desvelos del P. Carter y del seglar americano Paul Melton de la comunidad de Ann Arbor. Pero el grupo desapareció a los pocos meses y el P. Carter se ausentó de España durante dos años para conocer y profundizar un poco más en los contenidos de la Renovación, viajando y trabajando por Inglaterra, Estados Unidos y Canadá.

Personalmente empecé a oír noticias de la Renovación hacia el año 1971. Cerca del convento de Alcobendas vivía una población de unos ocho mil americanos que trabajaban en la base conjunta de Torrejón de Ardoz y en otros destinos. Formaban como una especie de isla, viviendo al modo americano con sus costumbres y estilo. Siempre hubo dos o tres padres dominicos que asistían espiritualmente como capellanes a los católicos de entre ellos. Y ahí es donde hubo varios brotes de Renovación que apenas lograban permanecer por la movilidad del personal militar. En cierta ocasión hicieron, por así decirlo, una "demostración" de oración carismática en la sala de fonética del convento. Creo que por estar la sala abarrotada de gente y por ser en inglés, no llegó a cuajar en algo concreto. Sin embargo, los PP. Merino y Carter recogieron un poco este mensaje de Torrejón y lo impulsaron por España, si bien más en la línea ecuménica. De ese ambiente surgió también el segundo grupo carismático que hubo en Madrid, el de "Fuente viva", cuya lengua en sus principios fue el inglés. Los animadores del grupo fueron el P. Timoteo Merino O.P, la hispanofilipina Pilar García y las hermanas Gracias, que provenían de la India.

ÁGAPE Y MARANATHA

El año 1973 se puede considerar como el año del despertar carismático en España. En marzo de ese año empieza a reunirse un grupo en Tolosa (Guipúzcoa), bajo los auspicios de la religiosa de la Sagrada Familia Izaskun Amondarain. Algo semejante sucedió en Valladolid en el mes de septiembre. Aquí fue otra religiosa, Juana Belascoain, también de la Sagrada Familia, la que dio los primeros pasos, apoyada desde el principio por el P. Román Carter O.P. y por el P. León Maxfield, religioso de la Saleta. También ese mismo año aparecen indicios de Renovación carismática en Bilbao, Mérida, El Escorial y Zaragoza.

Sin embargo, pienso que fue determinante la fundación, en ese mismo año, de los grupos Ágape de Barcelona y Maranatha de Madrid. En la "estrategia" y designio del Espíritu, la aparición de estos dos grupos, hijos de la misma tradición, y del grupo de Tolosa, ha ayudado no sólo a vertebrar la Renovación carismática de España, sino también a preservar su unidad, una de sus características más llamativas.

En efecto, a primeros de este año 73, se encuentra en Barcelona el matrimonio Caminero. Son españoles, pero habían conocido la Renovación en Colombia. De ellos reciben la efusión del Espíritu, en distintos momentos, un grupo de personas, entre los que se encuentran el matrimonio Antonia Vidal y Pedro Manén, y el sacerdote Luis Martín, operario diocesano. Hacia el mes de mayo llega a Barcelona el jesuíta Manuel Casanova, que ha conocido la Renovación en la India y se incorpora al grupo carismático que ya ha empezado a reunirse regularmente bajo el nombre de Ágape.

Algunas de las personas que han recibido la efusión en Barcelona pertenecen al "Movimiento familiar cristiano". Rápidamente comunican con otros amigos de Madrid, pertenecientes al mismo movimiento. Acuden a la llamada un par de matrimonios madrileños que viajan para ver de cerca "la zarza que ardía ya en Barcelona, sin consumirse". A mediados de abril reciben la efusión del Espíritu Pepe Pérez Torres y su mujer Angelita y también el matrimonio Miguel y Fina de la Puerta. Con esto habían sido puestas las primeras piedras del grupo madrileño que, más tarde, se llamará Maranatha.

Yo pienso que estos grupos han creado tradición y, por supuesto, sin proponérselo ni quererlo ni saberlo, han influido grandemente en el posterior desarrollo de la Renovación carismática española. De hecho, de ellos han salido gran parte de los dirigentes a nivel nacional; de su ambiente han brotado las revistas "Koinonía" primero y "Nuevo Pentecostés" después, en algún sentido portavoces nacionales de la experiencia y crecimiento carismático; han sido vivero del que directa o indirectamente han nacido otros muchos grupos; y, finalmente, en ellos se ha ido acuñando una contextura teológica pentecostal muy específicamente española.

CARACTERÍSTICAS DE LA RENOVACIÓN ESPAÑOLA

En el siguiente año, 1974, proliferó la Renovación, apareciendo grupos por distintos puntos de España. Muchos de ellos surgían como hongos, independientes y sin tradición ni entronque. A pesar de que desde el principio existió el anhelo de la unidad, este hecho lo dificultaba grandemente. No fue fácil. Hubo muchas tensiones. Al fin, después de varias reuniones, se logró constituir la primera Coordinadora nacional en el año 1976. Esta coordinadora y las que siguieron trabajaron duramente la unidad. Al éxito de esta tarea contribuyó mucho la convocatoria anual de las asambleas nacionales, la primera de las cuales tuvo lugar en el convento de los Padres Dominicos de Alcobendas los dos primeros días de julio de 1977, con la asistencia de 1.500 participantes. Actualmente, -mayo de 1995- según datos de la secretaría nacional, existen en España unos 600 grupos, en los que participan alrededor de 50.000 personas.

El desarrollo de la Renovación en España queda definido por una serie de características, de las cuales señalamos algunas importantes:

Unidad

Le oí decir una vez al P. Eduardo Gueydan: "lo que más envidio de la Renovación española es su unidad". Es cierto. Este padre jesuíta, hombre destacado en la Renovación francesa, echaba de menos en su tierra lo que en España se nos ha concedido como un don precioso. Y es curioso que, en la misma época en que España se debatía y dividía en autonomías, que amenazaban destruir la unidad política, la Renovación se moviera en dirección contraria, superando autonomías para asentar un principio de unidad, hoy ya consolidado y valorado por todos.

Humildad

La Renovación, entre nosotros, ha sido y sigue siendo muy humilde. No hemos sentido el deseo ni la prepotencia de exportar nada de lo nuestro. Por el contrario, siempre hemos estado ávidos y abiertos a lo que sucedía más allá de nuestras fronteras. Por nuestros retiros y asambleas han pasado, repetidamente, todos los personajes que han significado algo en la Renovación internacional. Nunca se han puesto entre nosotros dificultades para comenzar cualquier clase de experiencia nueva; siempre se ha estado abiertos a la formación de grupos y comunidades al estilo de otros países; nunca se ha cerrado el camino a cualquier carisma que haya sido válido en otras latitudes.

Camino propio

Sin embargo, de todo lo foráneo, acogido a veces con tanta ilusión, apenas ha cuajado nada entre nosotros. Lo cual nos induce a pensar que el Señor quiere para nosotros un camino propio. Yo creo que es ya hora de que nuestra Renovación, sin cerrarse a nada, empiece a valorar su camino, su historia y los contenidos espirituales que son los que verdaderamente alimentan a este pueblo. La Renovación, en los diversos países, a pesar de tener unas bases comunes, no es un algo unívoco. El Señor, que conoce las verdaderas necesidades, diseña para cada país aquello que verdaderamente necesita y le puede hacer bien.

Sin brillo de carismas.- Muchos en España piensan que en nuestra Renovación brillan los carismas por su ausencia. Hay como una especie de complejo por la carencia de grandes carismas, sobre todo de sanación. A este motivo se achaca el hecho de que la Renovación en España no avance numéricamente de una manera más decidida. Las dos cosas son verdad, pero creo que hay que guardarse de una interpretación demasiado facilona y superficial.

Base teológica

Sin embargo, creo que la Renovación en España se está asentando sobre bases teológicas auténticas. Hay una fuerte predicación sobre la gratuidad en un pueblo como el nuestro, plagado de moralismos. Pero no se trata de una gracia barata. Es una gracia de conversión que, desde la pobreza asumida, va haciendo aflorar a través de distintos estadios de sanación una personalidad liberada, apta para una vida de gracia y de fecundidad carismática. En dicha predicación no se elude la dimensión de la cruz, ni se la vacía de contenido por afanes malsanos de sanación. El acento, como en toda la Renovación, se pone en el señorío de Jesús, vivo y resucitado, al cual poco a poco va siendo sometida nuestra vida. También la Renovación, como pueblo en camino, va pasando por etapas de crecimiento que engendran oscuridades y claridades. No dejan de abundar, a pesar de todo, las gracias y carismas del Espíritu, como son: la palabra y enseñanza, acogida y compartir, intercesión, profecía, oración y alabanza, sanación interior e incluso física. De esta forma se va construyendo algo sobre roca firme. Y aunque falte el brillo y el esplendor de carismas fulgurantes, nadie duda de la presencia y actuación del Espíritu en nuestras asambleas.

Volver arriba